viernes, 10 de octubre de 2014

Ejemplos Cantigas

Cantigas de amigo

[Mandad'ei comigo

Mandad'ei comigo,
ca ven meu amigo.
E irei, madr' a Vigo

Comigo'ei mandado,
ca ven meu amado.
E irei, madr' a Vigo

Ca ven meu amigo
e ven san' e vivo.
E irei, madr' a Vigo

Ca ven meu amado
e ven viv' e sano.
E irei, madr' a Vigo

Ca ven san' e vivo
e d'el rei amigo
E irei, madr' a Vigo

Ca ven viv' e sano
e d'el rei privado.
E irei, madr' a Vigo

] Un mensaje he recibido (traducción)

Un mensaje he recibido,
que viene mi amigo.
E iré, madre, a Vigo

Conmigo tengo un mensaje,
que viene mi amado.
E iré, madre, a Vigo

Que viene mi amigo
y viene sano y vivo.
E iré, madre, a Vigo

Que viene mi amado
y viene vivo y sano.
E iré, madre, a Vigo

Que viene sano y vivo
y del rey amigo.
E iré, madre, a Vigo

Que viene vivo y sano
y del rey favorito.
E iré, madre, a Vigo

Cantiga de amor

Esta composición evoca l historia de los famosos amores de Paris y Viana fueron divulgadísimos en todo el período medieval..
Ben sabia eu, mia senhor,
que, pois m'eu de vós partisse,
que nunca veeria sabor
de ren, pois vos eu non visse,
porque vós sodes a melhor
dona de que nunc'oisse
homen falar,
ca o vosso bo semelhar
par nunca lh'omen pod'achar.

E, pois que o Deus assi quis,
que eu so tan alongado
de vós, mui ben seede fis
que nunca eu sen cuidado
eu viverei, ca já Paris
d'amor non foi tan coitado
e nen Tristan;
nunca sofreron tal afan
nen an cuantos son nen seeran.

Que farei eu, pois que non vir
o mui bon parecer vosso?
ca o mal que vos foi ferir
aquel'é meu e non vosso,
e por ende per ren partir
de vos muit'amar non posso
nen o farei,
ante ben sei ca morrerei
se non ei vós que sempr'amei.
(Bien sabía yo, señora mía
que, después de separarme de vós,
nunca recibiría gusto
por nada en cuanto no os viese,
porque sois la mejor
mujer de la que nunca oyó
nadie hablar,
que a vuestro buen aspecto
nadie pudo hallarle nunca igual.

Y, pues Dios lo quiso así,
que tan alejado esté
de vós, estad bien segura
de que nunca sin pena
viviré, pues ya París
no fue tan aquejado del amor
ni Tristán;
nunca sufrieron tal afán
ni lo tienen cuantos son ni serán.

¿Qué haré cuando no vea
vuestro hermoso aspecto?
pues el mal que os hirió
es mío y no vuestro,
y por tanto por nada dejar
de amaros no puedo
ni lo haré,
antes sé que moriré
si no os tengo a vós que siempre amé.)

No hay comentarios:

Publicar un comentario