sábado, 31 de enero de 2015

Orígenes del teatro. Subgéneros teatrales.

Los orígenes del teatro se encuentran en antiguos ritos de origen prehistórico, donde el ser humano empezó a ser consciente de la importancia de la comunicación para las relaciones sociales.Las primeras manifestaciones teatrales surgen en la prehistoria, cuando el hombre se cubría con pieles de animales e imitaba los movimientos de las fieras que iban a cazar, estas dazas mímicas eran una especie de ritual.

El origen del teatro fue en la antigua Grecia que los griegos asistían a las ceremonias de los dioses en ellas les pedían a Dionisio (dios de la vegetación y el vino) que el campo fuera fecundo para lograr buenas cosechas.

En Roma existía una antigua tradición teatral de tipo popular. Las ceremonias religiosas iban acompañadas de mímica ritual. En las danzas escénicas de los etruscos se combinaban las chanzas fesceninas (intercambios de burlas más o menos insultantes) y las saturae (o variedades) con los mimos y cantos de ritmos variados.

Durante la época medieval no había teatros, lugares especializados y estables donde representar los espectáculos de los juglares, por lo tanto éstos se improvisaban en patios o plazas, donde se hacían pequeñas representaciones religiosas que hacían referencia al calendario católico, la navidad, las fiestas de semana santa... La primera pieza o obra realmente conservada es de finales del siglo XV, conserva el carácter religioso y marca el establecimiento del teatro. El teatro religioso se origina a raíz de las ceremonias litúrgicas, actos de mínima cultura donde se aprovechaba para instruir a la gente religiosa, que en el momento eran analfabetos, en temas de pintura, música y estas pequeñas obras de teatro. Un ejemplo de estas representaciones es la “Adoración de los Reyes Magos”, pieza conservada en Toledo. 




El origen del teatro en España gira en torno a dos fiestas religiosas: Navidad y Pascua de Resurrección. Al final de las ceremonias religiosas solían representarse junto al altar algunas escenas de la vida de Jesús. Poco a poco van introduciéndose en estas escenas elementos profanos ajenos a la religión, convirtiéndose en verdaderas representaciones teatrales, pasando a ser representadas en los atrios de las iglesias. Finalmente los elementos profanos superan a los religiosos y el teatro se convierte en un espectáculo para el pueblo, representándose ya en las plazas públicas.

En el siglo XVI empieza el teatro profano, donde la figura del pastor se contamina poco a poco de este carácter profano y deja de ser de religión cristiana.

A finales del siglo XVI surgen locales estables para representar teatro, los corrales de comedias que eran patios de vecinos en los que, de manera más o menos habitual, se realizaban representaciones. De pie o sentados, delante del escenario, se encontraban los hombres pertenecientes al pueblo llano. En las galerías laterales se situaban los espectadores de más categoría social, sentados. Frente al escenario, en el primer piso de la galería, se encontraba la cazuela, ocupada por las mujeres, y en el segundo piso, la tertulia, donde se situaban los religiosos y los hombres de letras.


Existen varios subgéneros teatrales mayores: tragedia, comedia, drama, y otros menores como en entremés, el sainete, la farsa.



En la tragedia aparecen escenas violentas y su final no es feliz. En la cultura griega eran muy abundantes las tragedias. Sus características principales son:
  • Trata sobre temas serios, solemnes.
  • Los personajes son héroes, reyes…
  • Final desgraciado.
  • Costumbres o valores sociales anticuados y ridículos, por lo que, mediante la astucia y el humor, sale triunfante.
En la comedia se plantean hechos que producen risa y su final es feliz. Muchas veces el autor plantea situaciones absurdas y enredos, que se resuelven al final de la obra. Sus características principales son:

  • Trata de temas sencillos, relacionados con la vida cotidiana.
  • Los personajes son seres de la vida cotidiana y muchas veces aparecen ridiculizados.
  • Tiene como finalidad divertir al público.
El drama plantea hechos de la vida cotidiana. No debemos confundir este subgénero teatral con la palabra “drama” que empleamos en la lengua estándar, para designar una situación desgraciada y triste. Sus características son:
  • Los personajes son seres reales de la vida cotidiana.
  • Su final suele ser triste, pero, a lo largo de la obra, hay situaciones cómicas.
  • Su intención es provocar la reflexión del espectador.

No hay comentarios:

Publicar un comentario